Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 

 

 

LAS FIESTAS PATRONALES DOMINICANAS

 

 

las fiestas patronales en la República Dominicana se remonta a los tiempos de la conquista, a raiz del cuestionado acontecimiento histórico que cambió el curso del nuevo mundo conocido como ‘Descubrimiento de América". Los Españoles instauraron esta costumbre en nuestro país, así como la imposición de la evangelización católica entre los aborigines que habitaban el continente.

Estas celebraciones forman parte de costumbres antiguas en Europa, en donde estas festividades tenían una gran importancia desde el punto de vista religioso, y socio-cultural. Era parte de la tradición en España de designar o bautizar con el nombre de un Santo a un pueblo o ciudad. Cuando se traslada esta práctica a la República Dominicana, se hace con el objetivo de que los pueblos bautizados se mantengan protegidos por el santo ‘patrón’ o ‘patrona’ por medio de quien se designó el lugar. Estas festividades habían de realizarse anualmente por nueve dias consecutivos, también denominados ‘La Octava’ y que había de concluir el noveno dia.

Debido a que el catolicismo fue la religión impuesta por los esclavizadores, la iglesia católica jugó un papel protagónico en las celebraciones de tales fiestas, ya que en sus origenes desde ella se orientaba y se definía su carácter. En la medida en que las comunidades crecían, las fiestas se hacían más inclusivas y empezaban a integrar a miembros comunes de la comunidad, a pesar de mantener un dominio clasista, en donde los sectores de poder económico y de influencia política tenían entre sus manos la organización de dichas fiestas, las cuales servían como plataforma para el gozo ameno, la recreación y la distinción social.

Esto fué así por muchos años, aunque gradual y timidamente se fueron integrando negros libres y criollos. Sin embargo, observamos como a principios del siglo pasado al reconocerse la importancia social de estas celebraciones por los grupos tradicionales dominantes, quienes movidos por el sentimiento hispanófilo, decidieron excluir a los negros y criollos de tales celebraciones, privatizando dichos eventos, y pasaron a ser organizados por entidades sociales integradas por miembros de la alta alcurnia. De esta manera la riqueza cultural que aportaban los negros y criollos a las fiestas patronales quedó reducida a la simple expectación.

 

Características de las festividades

Una de las características que debe primar en las fiestas patronales es el aspecto cultural-popular. Debe ser un acontecimiento de manifestación colectiva cuyo fin es el de entretener y formentar la unidad comunal a través de la participación masiva y la exposición de las diversas manifestaciones culturales de un pueblo o ciudad en particular. Por ejemplo una exposición de los diferentes platos de la extensa y variada cultura alimenticia, las artesanias, los juegos populares, los bailes típicos, los juegos tradicionales, las cofradias, los coros, las expresiones teatrales, los grupos musico-vocales, las orquestas de música tradicional etc. Claro está que con esto no quiero significar que deben ser expresiones realmente auténticas, debido a que los cambios que experimentamos en el orden social y la incorporación de nueva tecnología a nuestro diario accionar, implica cambios en el orden cultural.

 

 

 

Dedicación a un Santo Patron/Patrona

Toda fiesta patronal debe de estar dedicada a un Santo Patrón/Patrona, esa es una de sus características principales, al igual que la preservación de los valores que lo definen, sin embargo este no ha sido necesariamente el curso que ha tomado . En las últimas dos décadas hemos observado cambios graduales en la forma y el contenido de estas festividades que ha respondido a los intereses cambiantes de los individuos y personas que los organizan, muchas veces justificado como respuesta a las necesidades de los nuevos tiempos. De ahí observamos que en muchas festividades de esta naturaleza priman

 

 

:

    1. El interés Comercial Plenamente
    2. Lo Comercial y lo Cultural a la vez
    3. Lo Cultural-Folklórico.

Reconociendo las dificultades que presentan los tiempos modernos para mantener una comunión con la esencia del trabajo cultural, y entendiendo que el aspecto comercial en muchas ocasiones es determinante en la organización de estas festividades, proponemos que se mantenga un balance que asegure la permanencia y preservación de los mismos.

 

El Reinado

Es característico de toda festividad patronal, la elección previo al inicio de las mismas de la corte de representación que está integrada por una Reina, Virreina y Princesa. Esta elección reviste gran importancia debido a que esta corte le impregna un sello de identidad muy propio de cada puebo, barrio, provincia o ciudad en donde esta se celebra. Las jóvenes que concursan en este certamen, a través del proceso de preparación expresan su orgullo por la identidad nacional y cultural, a la vez que promueven sus aspiraciones personales y de bien colectivo. El proceso de preparación de este concurso es de varios meses y conlleva una serie de enseñanzas sobre técnicas de modelaje, protocolares, vocales, de actuación, conocimientos de bailes y comunicación etc. El resultado de meses de trabajo concluye con la selección final por un jurado calificado de la corte que durante un año tendrá como finalidad representar su pueblo o barrio en actividades sociales, educativas, culturales o de otra índoles.

 

 

En la República Dominicana gozamos de un extenso calendario de festividades patronales durante todo el año que se realizan en los diferentes pueblos, regiones y ciudades de la nación. En el mes de Julio por ejemplo, correspondiente a la fecha en que publicamos este artículo, se realizan en el país las siguientes celebraciones:

4 de Julio Fiestas Patronales de la Isabela (Pueto Plata)

Santa Isabel (Fiesta Patronal)

16 de Julio Fiesta Patronal a Nuestra Señora del Carmen

Fiestas patronales de el Platanal (Cotuí), El Palmar (Bahoruco), Castillo (San Francisco de Macorís), Jarabacoa, Honduras y Majagual (Samaná), Los Almacigos (Santiago Rodriguez), Gaspar Hernández, José Contreras y Cayetano Germosén (Moca), Trinitario (Dajabón), Padre de las Casas (Azua) y Duvergé (Jimaní).

En conclusión, las fiestas patronales son para nosotros los Dominicanos un medio de expresión de nuestras tradiciones y costumbres y sirve para la socialización sana y el entretenimiento colectivo. Contribuyamos a hacer de estas fiestas, un espacio para la diversión sana y reafirmación de nuestra identidad cultural.